“CUSTOMERS EXPECT THE TIME THEY SPEND IN OUR MALLS TO BE QUALITY AND WE SHOULD CONTRIBUTE TO MAKING EVERY SECOND A GREAT ONE.”


El sector de los Centros Comerciales se encuentra inmerso en una profunda fase de cambio. Incluso, podríamos decir que nuestros centros están dejando de ser espacios exclusivos para la compra, vistos los múltiples canales que existen hoy día, y están evolucionando para convertirse en lugares donde vivir experiencias diferentes con la familia y los amigos.

La necesidad de adoptar este cambio nos lleva a replantearnos las viejas ideas y a renovarlas, teniendo como elemento clave de este proceso a los clientes, ya que su tiempo es oro, y también ha de serlo para nosotros. Ellos esperan que los ratos que vienen a pasar a nuestros Centros Comerciales sean de calidad y nosotros deberíamos contribuir para que cada segundo sea excelente, para que vivan experiencias únicas y deseen volver.

Teniendo en cuenta, pues, que los clientes ya no vienen a nuestros centros solo a comprar, sino que nos visitan también en su tiempo libre, la transformación de la que estamos hablando debería pasar por ofrecerles servicios que sean parte de su ritmo de vida. Para ello, debemos prestar una especial atención a la oferta de ocio, con el fin de que haga del centro algo único y diferente, y nos elijan por este motivo. Ahora, más que nunca, deberíamos contar con soluciones de ocio que complementen y, sobre todo, potencien nuestra oferta comercial.

Esta situación nos plantea un gran desafío ya que, si se hace necesario repensar la filosofía de nuestros centros para generar nuevos espacios, necesitaremos darle una vuelta de tuerca a la manera en que los planificamos. Hasta hace poco, raramente se buscaban soluciones de ocio únicas y alternativas, acordes a la estrategia integral del centro. Más bien, se pensaba en ellas durante el periodo de comercialización y eran los que se dedicaban a esta actividad quienes definían la oferta. Entonces no existía la figura del experto y el ocio estaba considerado el patito feo del grupo.

Solo desde hace un tiempo se está empezando a reconocer la necesidad de tener ofertas diferenciadoras, hechas a medida y acordes a los objetivos del Centro Comercial. El planteamiento inicial ha cambiado. Son los promotores los que se encargan junto con un profesional cualificado en la materia de idear la estrategia de ocio al arrancar el proyecto del centro, ya sea desde el inicio o en un proceso de remodelación.

“LOS CLIENTES ESPERAN QUE LOS RATOS QUE VIENEN A PASAR A NUESTROS CENTROS COMERCIALES SEAN DE CALIDAD Y NOSOTROS DEBERÍAMOS CONTRIBUIR PARA QUE CADA SEGUNDO SEA EXCELENTE”

Esta planificación de la que hablamos se compone de varias fases. La inicial, que es la que nos ocupa en este momento, consiste en hacer un diagnóstico completo de la situación en función del tipo de cliente, la competencia, los requisitos técnicos, el clima o el entorno, por nombrar sólo algunas variables. De esta manera, lograremos definir una estrategia de ocio a medida con capacidad para hacer del Centro Comercial algo único. Al fin y al cabo, no es lo mismo plantear el ocio para un centro urbano, un macro centro con demanda comarcal u otro situado en una zona de paso. Para cada tipo existe un abanico de posibilidades muy amplio, a pesar de que hasta ahora, casi siempre se ha recurrido a soluciones muy parecidas para casi todos.

Me gustaría concluir transmitiéndoos que este cambio puede ser muy positivo para todos a pesar del momento de incertidumbre que vivimos. Es cierto que nos encontramos ante un sector maduro, unos clientes cada vez más exigentes y una crisis económica que nos obliga a replantear la situación. También es cierto que el recorrido que nos queda por hacer es largo y el trabajo, laborioso. Pero dentro de poco veremos los resultados, tan satisfactorios para nuestros clientes como para los que trabajamos en el sector. Este es un momento de cambio y debemos aprovechar las oportunidades; únicamente hay que escuchar las necesidades y encontrar la forma de adoptarlas. En este sentido, creo que no debemos apartarnos demasiado del camino del ocio. Gastón Gaitán

To read or download the complete article, click  HERE
@revistacentros | www.revistacentroscomerciales.com